4 + 1 en Japón

jueves, noviembre 17, 2005

Infinitos matices

Suelo encender el ordenador cuando me despierto y por la noche cuando llego a mi habitacion. En primer lugar, para tener noticias de Soraya (bendito MSN), y despues para consultar el correo y el blog, por si acaso alguien ha escrito algo. Esta mañana, pues, me he encontrado con la grata sorpresa de tres mensajes, a saber, mis dos queridos Carlos y mi no menos querido padre. El primero de los mensajes (Herve Menard scripsit) me ha dado que pensar todo el dia. Carlos lleva aqui algunos años, y creo que si alguien puede hablar de las sensaciones buenas y las malas del cambio cultural es el. De hecho, mucha de la informacion sobre Hatsue (de mi obra "Lo que deje por ti") vino por cosas que el me iba contando.

Ahora, horas despues, releo lo que escribi ayer y pienso que necesita unas palabras adicionales para poder comprender el sentido general de como me senti el otro dia. Podria modificar lo que escribi ayer, pero creo mas apropiado estas nuevas ya que, quizas, alguien viera el titulo y no lo leyera pensando que ya lo habia leido y se quedara sin dichas matizaciones o, en palabras de Carlos, matices. Infinitos matices.

Porque si, este es un pais cordial en lineas generales, como me gusta creer que ultimamente tambien lo es España. Otra cosa son las personas individuales, por supuesto. Pero desde que he llegado se han deshecho conmigo en todos los aspectos. Seria injusto permitir que mi lengua dijera cosas negativas del trato hacia mi: me han pagado el viaje, la estancia, sueldo de profesor, me han rogado que de una clase para todos los alumnos de español sobre teatro del Siglo de Oro (clase que, por supuesto, me pagaran aparte), y ademas me agradecen cada dia que haya hecho un viaje tan largo para ayudarles. En cuanto al trato cotidiano de la gente por todos lados, solo veo sonrisas e intentos de ayudar a comprender un idioma que ellos reconocen complicado.

Creo que lo del otro dia fue un desajuste. Hay pequeñas diferencias culturales que necesitan cotejarse y clarificarse en conjunto, y a fin de cuentas todo gira en torno al punto de vista. Al color del cristal con que se mira. Es cierto tambien que la actitud de los japoneses hacia lo extranjero aun me parece difusa. No conmigo, ya digo, pero me parece curioso -no negativo,por supuesto, solo curioso- que para utilizar una palabra de otro idioma adapten dicha palabra a su sistema silabico. No se si eso es representativo o no. Me da igual. Solo se que si me ofrecieran ahora mismo un trabajo aqui con posibilidad de que Soraya tuviera facilidades para encontrar trabajo lo aceptaria. Y eso creo que dice mucho de un pais tan distinto, pero a todas luces tan entrañable.

Por otro lado, no quiero tampoco que penseis que estoy aqui especialmente sensible, o lloron o triste cada minuto. En absoluto. Hoy mismo me he echado unas risas increibles con ellos montando una escena de Cervantes a la que le hemos (entre todos) encontrado unos matices que yo no recordaba.

Y para colmo, y como ejemplo de diferencias mas que salvables, me estoy tomando un yoghourt de aloe vera que me tiene loco.

Prometi hablaros de la comida aqui. No se me ha olvidado. Pero ahora tengo que dejaros: he de madrugar mañana, pues tengo que ir a comprar una almohada a Sannomiya dado que no me dejan usar mas de cuatro toallas al dia.

Ya os lo explicare.

Buenas noches, lind@s.

2 Comments:

At noviembre 17, 2005 4:14 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hola Ernesto!
De nuevo Tozolón saludandote... realmente emocionante la historia de la chica china y su "Carta" en kanjis para hacerte comprender como pedir "spaghettis con tomate". He tenido que leersela en alto a mi hermana, y tras eso he creido que merecía la pena que escuchara algún estracto más de tus andanzas por Cipango. Le he rescatado tu reflexión teológica del día 12 (Minatogawa), cuando escribías sobre lo triste y crual de "nuestra" religión y lo alegre y positivas que resultan las orientales. Le ha gustado mucho, y ha añadido:
"Cuando le contestes no te flipes, que tu no eres poeta...".
Bueno pues eso, que con tu permiso me convierto en difusor de tu aventura, y si quieres le paso la dirección del blog a los que les he hablado de él. Fundamentalmente gente del Tren de Cervantes como Laura Muñoz o Bea, mi compi de kiosko últimamente.
Que no tengas entradas sin réplica... un abrazo.

 
At febrero 17, 2007 4:04 a. m., Anonymous Anónimo said...

Todo lo escrito lo leo. Me agrada tu manera de decir las cosas. Bellos paisajes, aunque en España podriamos narrar los bellos rincones de este pais que en la web angeline nos narra J.J.B.
Granada, tierra de generalifes, donde recorrer el retinto sagrado de su alhambra es algo innenarrable. Allí parecen darse cita todas las hermosuras para decir con el poeta " dame limosna mujer, porque no hay en el mundo nada, como la pena de ser, ciego en Granada.
John

 

Publicar un comentario

<< Home