4 + 1 en Japón

lunes, noviembre 21, 2005

Kyoto (II): Kinkakuji


(Nota a forma de pequeño prólogo - Dada la inmensa sensación de aislamiento que supone callejear en un entorno del que no tienes posibilidad de comprender nada sin mirar el diccionario, la música adquiere un sentido vital: se crea cierta complicidad al imbuirte en un estado de ánimo que los que te rodean no comprenden -con lo que se produce un empate, pues hay una incomprensión mutua de uno hacia los demás y de los demás hacia uno- pero que no por ello implica menos felicidad. Quiero decir con esto que durante los fines de semana, que es cuando me dedico a turistear, el ipod se convierte en mi segundo corazón. Esa es la razón por la que en el blog de hoy voy a citar la música que me movió, me removió y me conmovió durante mi excursión de ayer sábado a Kyoto.)

El pasado fin de semana Kyoto se me hizo corto porque tardé en llegar como una hora y cuarto desde la estación central de Kobe (Sannomiya, ya sabéis, que queda a media hora de la residencia en la que vivo, en la estación de Gakuentoshi), con lo que decidí levantarme pronto para disfrutar mejor del día. Ni corto ni perezoso me desperté a las 6.00 de la mañana, hora a la que las calles de Kobe ya están suficientemente puestas, pues aqui los encargados de las tramoyas son muy madrugadores.

Tras el desayuno y ordenar un poquito el cuarto tomé el metro hasta Sannomiya y me acerqué a la estación de tren para canjear unos bonos transporte especiales (el JR Rail Pass, supongo que volveré a hablar de él más adelante, así que quedaos con el nombre) que compré en España, pues en Japón no se puede comprar. Por un error de la chica (es alucinante que aquí no habla nadie ingles, por más que te digan que sí que lo hablan) me dio unos billetes que no me correspondían pero que eran infinitamente mejores, pues me pude montar en tren-bala, el llamado Shinkansen. No sé cuánta distancia hay, pero ya os digo que no tardé nada. Para decirlo con más exactitud, desde Osaka a Kyoto (Osaka esta en la mitad del camino, y la semana pasada ese trayecto duró como 50 minutos) tardé 3 canciones de Abba: Chiquitita, Dancing Queen y Mamma Mia. (Que queréis que os diga, a cada uno le sale el lado gay por donde menos se lo espera.) El tren llegó cuando iba a comenzar Thank you for the music, que duró lo que tardé en encontrar la salida hasta la calle, con lo que pude disfrutar de Waterloo dando saltitos de felicidad por las aceras Kyotenses.

A veces creo que el swing es el motor que mueve el mundo.

Movido por esta verdad irrefutable monto en el autobús dispuesto a zamparme Kyoto y me enchufo las swinging sessions de Sinatra. De repente, casi a traición, suena una de las letras más maravillosas que recuerdo:

Someday when I'm awfully low,
When the world is cold,
I will feel a glow just thinking of you
And the way you look tonight.
(Algun dia, cuando este terriblemente decaído,
cuando el mundo sea frío,
sentiré un brillo sólo con pensar en ti
y en cómo vas esta noche.)

Yo no estaba demasiado awfully low que digamos, pero sí sentí ese glow al recordar the way she looked all those nights y las infinitas noches que la rondaré, morena. Ahí mismo, pues, apretujado hasta el epigastrio entre cientos de japoneses (porque hay que sumar que, aparte de la pasión de estos tipos por apelotonarse en el transporte publico, los japoneses que iban conmigo en el autobús eran turistas, con lo que la presión era indecible) una lágrima tierna resbaló por mi mejilla y me la tuve que limpiar con la lengua, pues mi mano izquierda estaba atrapada entre un maletín y la pierna de un señor con cara de rey godo, mientras que la mano derecha intentaba escapar de la opresión que una vieja (con perdón, quería decir anciana) inmisericorde se empeñaba en inflingirle. Alguna ventaja tendría que tener el que aquí nadie se mire a la cara, porque ver a un escorzo (en el sentido literal de la palabra) de metro noventa y pico con auriculares chuparse la cara tiene que ser un show para un japonés cualquiera de los cinco mil doscientos que me rodeaban en ese momento.

Hubo suerte y la parada que me interesaba se encontraba cerca. Más de lo que yo pensaba. Se trataba del templo budista (bueno, exactamente una doctrina derivada del budismo) Higashi-Honganji, que es inmenso inmenso inmenso. Hecho en madera como todas las construcciones de por aquí, sólo pude apreciar la puerta de entrada al recinto (en la que me podéis ver con cara de pato) y el pequeño de los templos, del que no hice fotos por dentro porque estaba un sacerdote (o como se llame) en mitad de una misa (ídem) de la que entendí algunas palabras sueltas como "almohada" y "cuidarse". No diréis que mi japonés no avanza a pasos vista.

El templo "grande" estaba cubierto por completo con una nave de construcción, ya que está en reforma. En la parte derecha de la foto se aprecia la altura de la nave de obra que tapa dicho templo. Si os digo que, a su lado, el templo que aparece en la foto es casi diminuto, os imaginaréis mejor de lo que hablo. De fondo, primer acto de Turandot, para ambientarme un poco. Es una opera que transcurre en China, sí, en la Pekín Imperial, pero no podemos olvidar que la Kyoto (o Heian Kyo, como se llamaba en esa época) se construyó a imagen y semejanza de la corte china, pues era el modelo a seguir del que los japoneses bebían sin decir este té verde es mío. Cómo ha cambiado el mundo en diez siglos: ahora los japos controlan la tecnología universal y los chinos venden rosas en los bares.

Vuelvo a tomar un autobús para amortizar el bonobús de un día que me compré en la estación al llegar, y para evitar cometer un niponicidio colectivo escucho a Gomaespuma, que provocan tal estado de hilaridad en mí que noto que el conductor del bus me observa a través del retrovisor mientras conduce. No puedo evitarlo: la historia del calcetín y la señora de la limpieza me pirra.



Pasa como media hora hasta que llego al templo de Rokuon-ji, donde se encuentra el célebre Kinkakuji, también llamado Pabellon de Oro por motivos mas que obvios. Tamara me advirtió de que muy probablemente llegaría un momento en el que todos los templos me parecerían iguales, y la guía National Geographic me indica que ése es un pensamiento muy común pero que no hay que hacerle caso ya que los templos están llenos de detalles sutiles que los diferencian.



Sin embargo, tengo la mala suerte de que no tengo a nadie que me acompañe para que me indique dichos detalles (me encantaría hacer una visita guiada a cualquiera de estos templos, pero no me atrevo a pagar para que me hablen en un inglés japonesizado que probablemente me dejaría igual que estoy), con lo que, haciendo caso a mi querida residente de La Paz, me dejo llevar sobre todo por la naturaleza pura que se encuentra en torno a los monumentos.


El budismo y el sintoísmo, por lo que parece ser, están muy integrados con todo aquello que tiene que ver con mater natura, y a mí me da tiempo a detenerme escuchando en un primer momento a Corelli y luego a Gesualdo para decidir que lo mas bello en ese momento es escuchar la brisa que suspira sobre las hojas, sobre el agua y las aves y las cascadas. Me acerco al pabellón dorado, evito como puedo a los cienes y cienes de personas ávidas de conseguir una foto clonada a la de los demás, y busco enfoques que me aporten otras sensaciones. Hago, pues, innumerables fotos, y una vez que la cámara ha hecho su trabajo, la dejo descansar para ser yo el que descanse intentando en la medida de lo posible la unión con todo lo que me rodea (o casi todo, que no tengo intención de unirme a los domingueros que no tienen pudor en dilapidar el remanso de paz que este jardín promete), y comienzo a vislumbrar qué es eso que dicen de sentirse uno con el cosmos. Los que me conocéis creeréis que estoy de guasa, o que cuando llegue a España iré todo fumado apestando a varitas de incienso y sándalo. Pero no tiene nada que ver con eso. No se trata de un hippismo trasnochado setentero de Ibiza y alrededores, sino de comprender de una vez por todas que lo que ha caracterizado al Ser Humano a lo largo de la Historia (y hablo de Seres Humanos con mayúsculas y no de hotentotes militarizados que sólo respiran al ritmo de las guerras, que de todo ha habido en este cielo no siempre azul) ha sido la búsqueda permanente de la Belleza, sea aquí, en Roma, en Écija, en Boston o en Port Moresby.



El concepto Belleza ha ido cambiando a lo largo de los siglos y los lugares, pero que Rubens se hubiera espantado ante las obras de Modigliani o Tomás Luis de Victoria ante las sinfonías de Mahler no cambia nada. Ni siquiera se trata de religiones, culturas, nacionalidades, vivencias esotéricas u otras zarandajas. Quiero decir que la Belleza con mayúsculas ha sido, es y seguirá siendo una búsqueda innata del Ser Humano. O al menos eso quiero creer. A fin de cuentas, ¿qué es el amor sino el deseo de ser uno con aquello que consideramos bello?





Las mismas reflexiones y los mismos placeres (no solo estéticos sino incluso emocionales) me asaltan en mi visita al templo de Ninnaji, del que lamento no poder enseñaros fotos por causas que no vienen a cuento. No sé dónde escuché que para algunas culturas el metal era otro elemento más, como el agua, el aire, la tierra y el fuego. Desconozco si eso sucede aquí, pero noto que el hierro está integrado en la naturaleza llegando a ser casi parte de él, pero sin que se advierta una discontinuidad que suponga una agresión para la vista. Estos tipos sabían lo que se traían entre manos, y no se puede negar que hicieron una labor inadjetivable.


Pero ni quiero ni puedo aquí hacerme eco de las miles de reflexiones que me trasconquineaban mientras deambulaba por estos templos. Baste decir que considero que cada uno ha de hacer este viaje (no me refiero a Japón sino a algo mas íntimo) en su mismo yo, y conseguir hallar un tiempo para sí que le evada de aquello que no le deje evadirse de nada. Sé que ahora mismo soy un afortunado, que cuando llegue a casa volveré a ser engullido de modo inexorable por la vorágine stressil que nos consume impertérrita, pero no por ello quisiera dejar de reivindicar para cada uno esa parcela de paz profunda e intransferible que nos merecemos. Es difícil, lo sé, pero... Ay amigos, qué distinto sería todo si fuera más fácil.

En esto me hallaba cuando llegue al último edificio que me había propuesto visitar hoy: el templo de Ryoanji, que según mis noticias era distinto de todo lo que había visto hasta entonces (y aquí tampoco me refiero solo a Japón), pues el jardín interior es un recinto de grava rastrillada sobre el que se levantan 15 rocas de distinto tamaño y forma. Construido a finales del siglo XV, se habla de este templo como inicio de todas las tendencias minimalistas occidentales desde que gente como Gropius o Brook se entusiasmaran hasta los tuétanos con algo tan simple y profundo a la vez. Algo escéptico por lo que voy a ver, me sitúo en la puerta del templo, me descalzo, me muero de frío porque hoy hace una rasca espantosa y el templo no tiene puerta alguna.

Como imaginaba, el jardín esta lleno de gente hablando y cuchicheando y hablando por el móvil en ese sonsonete wakarimasen que me vuelve loco desde hace ya la friolera de dos semanas, pero para no perderme la sensación primera decido mirar al suelo (un simple tatami de madera) mientras espero a que se abra un hueco entre la gente que admira las delicias de la grava. Cuando noto que alguien se ha marchado me coloco, me siento cómodamente, y una vez instalado busco el Miserere de Allegri, que es tan bello que hace llorar a los vientos del sureste.

De tal modo que levanto la vista según suena el primer acorde, y lo que se presenta ante mí es tan sólo lo que me imaginaba: un conjunto de piedras mal puestas y aburridas como no veía desde aquella exposición de Tapies en el Reina Sofía. Pero algo me dice que me quede los más de diez minutos que dura el Miserere. Subo un poco el volumen para aislarme de las voces a mi alrededor, pensando que la meditación que sin duda buscaba Soami (el pintor y jardinero que lo diseñó) no puede llegar en diez segundos.


Y sucedió que, en una curiosa mezcla de polifonía renacentista y jardines Zen, al cabo de un pequeño rato me empiezan a sacudir algunos pensamientos, no todos definibles, pero que producen una emoción real, casi tangible. Pienso en don Rodrigo rechazado por doña Inés, en que yo soy una simple pieza de grava, en las hojas que mueren en otoño sin que nadie lo sepa, en que el mar no siempre tiene la culpa, en mi madre cabizbaja y en un presente en el que todo vale. Y por un segundo, y por diez segundos, e incluso por algo más, quiero romper a llorar. A llorar de la emoción, a llorar de simpleza, a llorar compungido por no saber recordar siempre que la pena dura tanto como uno le permita. Quiero abrazarme al señor que tengo al lado, enroscarme a él como una salamandra y llorarle a gritos aunque no me entienda o no quiera entenderme.

De repente, mientras todo esto me acomete, un rayo de sol me ciega por un instante, y cuando consigo abrir los ojos noto que algo esta cayendo. Me froto los ojos para comprobar que no es un efecto del deslumbramiento, y me basta estirar la mano para notar que no se trata de eso, sino que comienza a llover, a chispear, a orvallar. Pero el sol no se esconde, sino que hace brillar las poquitas gotas que se atreven a deslizarse hasta mi rostro, y, de nuevo, tan fugaz como vinieron, se marchan.

El Miserere de Allegri ha terminado. Han sido los mejores once minutos dieciocho segundos desde que llegué a este archipiélago tan loco como paradisíaco.

Me giré, disfruté del resto del jardín, volví a calzarme, salí del recinto, y, con las mismas, apagué la música que sonaba en ese momento (Bach, Grieg, qué mas da...) para dirigirme hacia la estación, silbando la grandeza que tenemos los seres anónimos.


9 Comments:

At noviembre 21, 2005 2:43 a. m., Anonymous elena said...

cada día disfruto más leyéndote...siento que conozco Japón solo con leer tus aventuras...
Yo también he incitado a que te lean...ay hache hache, que nos das?un besazo

 
At mayo 12, 2006 11:43 p. m., Anonymous midori said...

hola,bueno leei tu paguina por causa que estaba buscando fotos del templo kinkakuji. bueno yo soy peruana vivo aca en japon y estoy en la secundaria y el paseo de promocion es ir justo alla a kyoto y a nara pero ubo unos problemas y pues no voy a poder ir al viaje y de curiocidad me puse a buscar fotos pero en el colegio y en el internet pues ya habia encomtrado bastantes cosas de ese lugar y se que es muy bonito por algo bastante gente visita ese lugar mi viaje en realidad es mañana pero no voy a ir pero en el mes de agosto pues sus amigos de mi papa tienen pensado ir alla asi que puede ser posible ir en ese mes. bueno me gusto leer tu paguina y espero que sigas visitando varios lugares suerte
byebye

 
At octubre 07, 2008 11:29 p. m., Anonymous Anónimo said...

Excelente tu blog, lo encontré ya que buscaaba información de Kyoto ya que en 3 días más voy a viajar para allá (igual que tu voy a estar 3 días solamente en Kyoto) y me parece una muy buena idea lo de aplicar música al recorrido.

Saludos

Marco
De Chile

 
At noviembre 23, 2012 10:34 p. m., Anonymous Anónimo said...

Nike Donnie Avery Jersey axiotakix
Aldon Smith Women's Jersey axiotakix
Morris Claiborne Jersey axiotakix
http://www.nikecowboysnflstore.com

 
At enero 24, 2013 2:34 a. m., Anonymous Anónimo said...

top [url=http://www.001casino.com/]free casino games[/url] brake the latest [url=http://www.casinolasvegass.com/]online casinos[/url] free no set aside bonus at the foremost [url=http://www.baywatchcasino.com/]online casino
[/url].

 
At febrero 19, 2013 6:21 a. m., Anonymous Anónimo said...

Customer targeteF traFFic within the serps is oFten receiveF as a result oF natural (all-natural) or pay-per-click (PPC) research result[url=http://www.germanylovelv.com/]Louis Vuitton Outlet[/url]
The non-paiF organic anF natural search engine results woulF be the recorF oF internet sites (normally 10 per webpage) returneF when a person queries over a particular key phrase or keyworF phrase. KeyworF may be the phrase or phrase that is FeFinitely typeF in[url=http://www.germanylovelv.com/]Louis Vuitton Outlet/[/url]
the search engine's search box.
|
|

 
At marzo 05, 2013 2:46 a. m., Anonymous Anónimo said...

mdbstqovm www.louisvuittononsaleshoes.com eljkarspc [url=http://www.louisvuittononsaleshoes.com]louis vuitton wallet[/url] wxhrpfzbw
xvzxjwuam www.louisvuittonluggageonline.com pvwushziy [url=http://www.louisvuittonluggageonline.com]louis vuitton totes[/url] uvguapvbe
eshwygjqy www.newdiscountlouisvuittonhandbags.com wuztikjih [url=http://www.newdiscountlouisvuittonhandbags.com]louis vuitton bags cheap[/url] iqsxrmvoj
ztjgmwzff www.louisvuittonhandbagsdiscountsale.com tazttgvgd [url=http://www.louisvuittonhandbagsdiscountsale.com]loui vuitton handbags[/url] thcnxmlja
urlwpcims www.newdiscountlouisvuittonhandbag.com zclzqjpcx [url=http://www.newdiscountlouisvuittonhandbag.com]louis vuitton tote bag[/url] nkivldbkh

 
At marzo 29, 2013 12:55 a. m., Anonymous Anónimo said...

Ti DlQ Qi AajIj Vro http://careers.cnetg.com/fckeditor/LouisVuittonbagsforsale.aspx awSo taC ftFd OdaJy [url=http://careers.cnetg.com/fckeditor/LouisVuittonbagsforsale.aspx]Louis Vuitton sale[/url] Om DhJ Mi TppSq Zsv http://austinandrew.co.uk/fckeditor/LouisVuittononline.aspx cePs olU oxOz QweQw [url=http://austinandrew.co.uk/fckeditor/LouisVuittononline.aspx]Louis Vuitton bag for women[/url] Cv IyP Js TagHt Trz http://gateway.recruitment-websites.co.uk/fckeditor/LouisVuittonOutlet.aspx dvRv xcP hyPg CrvAc [url=http://gateway.recruitment-websites.co.uk/fckeditor/LouisVuittonOutlet.aspx]Louis Vuitton Outlet[/url] Dk PlE Xa VwjAt Nlt http://future-select.co.uk/fckeditor/LouisVuittonbags.aspx dmVh tfT ttNq ZmiCw [url=http://future-select.co.uk/fckeditor/LouisVuittonbags.aspx]Louis Vuitton sale[/url] Vl HkB Ow LprSx Fok http://bidsolutions.co.uk/fckeditor/LouisVuitton.aspx whFs xdO hoOn HivUa [url=http://bidsolutions.co.uk/fckeditor/LouisVuitton.aspx]Louis Vuitton Bag[/url] Vn XcP Xw EqsYo Qav http://etpm.co.uk/fckeditor/LouisVuittonsale.aspx dwGd qmK jbWc SleQa [url=http://etpm.co.uk/fckeditor/LouisVuittonsale.aspx]Louis Vuitton bag for women[/url] Fl JlD Ou FkvCg Ehn http://www.doremo.jp/images/upload/File/gucci.php oiPw zbN nhOi WdwRu [url=http://www.doremo.jp/images/upload/File/gucci.php]GUCCI アウトレット[/url] Mh YyJ Bm AecNp Zml http://bromak.co.uk/fckeditor/LouisVuittonHandbag.aspx rcGo nvJ irSw EwdKy [url=http://bromak.co.uk/fckeditor/LouisVuittonHandbag.aspx]Louis Vuitton sale[/url] Sj EwC Bv NiiFk Xbg http://recruitment-software.co.uk/features/LouisVuittonbagforwomen.aspx xgLf ozE ocHf XgyXp [url=http://recruitment-software.co.uk/features/LouisVuittonbagforwomen.aspx]Louis Vuitton bag for women[/url] Gh YaK Du XbeDp Ldd http://www.yellowcatrecruitment.co.uk/fckeditor/LouisVuittonHandbagsale.aspx pcPb zxL yrJq CbyTn [url=http://www.yellowcatrecruitment.co.uk/fckeditor/LouisVuittonHandbagsale.aspx]Louis Vuitton Handbag[/url] By MwO Yl XozZg Vhv http://www.doremo.jp/gucci.php wpNv hhN hdUd RekZz [url=http://www.doremo.jp/gucci.php]グッチ バッグ[/url] Nl InZ Dx OawJp Bpr http://www.clementmay.com/fckeditor/cheapLouisVuitton.aspx vbGk tvU pjLl JplHw [url=http://www.clementmay.com/fckeditor/cheapLouisVuitton.aspx]Louis Vuitton Handbag[/url]

 
At abril 21, 2013 3:04 a. m., Anonymous Anónimo said...

If you too have business with vehicles and want get Traders Insurance,
companies are online to provide you insurance.
You can compare these companies and can get insurance for your business which is necessary to cover.
Mostly those customers who are purchasing insurance for their motor trade insurance, they are getting insurance for the main sources, just like, to cover their vehicles against theft, accidents,
stolen and some things which can be cause of losing vehicle
and financial loss. Traders Insurance is the coverage for all these
things and in some limits and according to the policies, you can make claim for any loss which is covered with Traders Insurance and you are paying after specific time for this coverage.


My webpage :: http://affordable-dental-Plan.org/

 

Publicar un comentario

<< Home